• Inicio Sugerir Modificar

La herida


Cartel de La herida

Como cada año, Xolani, obrero solitario, participa junto a otros hombres de su comunidad en la ukwaluka, un rito iniciático tradicional para jóvenes que están en los últimos años de la adolescencia. Kwanda, procedente de Johannesburgo y tutelado por Xolani, recibe las burlas de sus compañeros por ser de ciudad y demasiado sensible. Cuando Kwanda descubre que Xolani está enamorado en secreto de otro de los cuidadores la vida de los tres cambiará radicalmente.

     Título original: Inxeba
     Año: 2017
     Duración: 88 min.
     Nacionalidad: Sudáfrica, Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 15/12/2017
     Distribuidora: Surtsey Films

 

Comentario

The wound (La herida) nace de mi deseo de abordar los estereotipos asociados con gran frecuencia a la masculinidad negra en el cine, tanto en África como en otros lugares. Como hombre blanco, representar la vida de hombres negros marginados, llevar a escena un mundo ajeno a mí, no parecía natural. Es más, fue increíblemente complicado. Me importaba que la historia en sí reflejara esta problemática, por lo que creé el personaje de Kwanda, que es ajeno a este mundo de tradiciones y manifiesta una perspectiva parecida a la mía sobre los derechos humanos y la libertad individual. Sin embargo, él también forma parte intrínseca del problema. Sus ideas preconcebidas ponen en peligro a personas que tienen bastante más que perder que él. Era mi manera de decir: "No tengo las respuestas, y mis propios valores no son aplicables necesariamente a esta situación." Una película de este tipo no pretende aportar soluciones al infierno que viven millones de homosexuales en el continente africano y en el mundo, pero espero que consiga representar esta crisis como lo que es: un abismo profundo que no deja de crecer.

Contra todo pronóstico, al escribir La herida, me inspiré en Robert Mugabe. Sus declaraciones, así como las declaraciones realizadas por otros jefes de Estado africanos desde inicios de los años noventa, dan a entender que la homosexualidad es un signo de la decadencia occidental que amenaza a la cultura "tradicional". Entonces me dije: "Bien, pongamos en práctica esta idea, imaginemos la homosexualidad como una especie de virus que penetra en un organismo patriarcal y lo pone en peligro, y veamos cómo responde el organismo ante la amenaza."