• Inicio Sugerir Modificar

Hannah


Cartel de Hannah

Hannah ha diseñado cuidadosamente una rutina que le permita esconderse de sí misma. Con anhelo, espera la llegada del cumpleaños de su nieto, mientras asiste a clases de teatro para aficionados, trabaja como limpiadora y va a la piscina. Una mañana, Hannah acompaña a su marido a la cárcel para que cumpla condena. Su vida comienza entonces, poco a poco, a deshacerse.

     Título original: Hannah
     Año: 2017
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: Italia, Francia, Bélgica
     Género: Drama.

 

Comentario

Hannah explora la tormenta interna de una mujer en negación, atrapada por su propio sentido de la lealtad y devoción, paralizada por sus inseguridades y dependencias. La lucha de Hannah, me mueve profundamente, quizás porque siento como no perdonar al mundo puede volverse contra ella, o quizá porque veo en ella algunas partes de mi mismo. Lo que sí sé es que con esta película quería sentirme más cerca de ella, sujetar su mano, empoderarla, reconfortarla. Sobre todo, quería que el mundo la viera, sintiera su dolor, y presenciara su batalla para definirse de nuevo, sola.

La película se basa en la observación cercana de un personaje, o incluso de un simple estado de ánimo, y cómo puede reflejar nuestra condición como seres humanos y permite a cualquiera reflejarse en el personaje y en la historia. Aspiro a esta catarsis: dar la oportunidad a los espectadores de reconocerse a sí mismos, y finalmente entender algo más de ellos. Además, Hannah persigue una investigación sobre los límites entre la identidad personal y la social (en este caso específico, la identidad de una pareja). Considero que pertenece a una búsqueda que es parte de un estudio más profundo, relativo a mis propios intereses personales y que ya había surgido en Medeas. En este caso, la tragedia muestra la incapacidad del personaje principal, un padre, de confirmar su necesidad de control y por lo tanto el rol con el que se identifica dentro de la familia. Importantes conflictos internos surgen de este tipo de fracturas, debido a presiones interpersonales y autoimpuestas. El conflicto es incluso más íntimo en Hannah, comparado con Medeas, y alcanza el culmen cuando el principal personaje femenino halla su propia identidad y que el mundo que la rodea se quiebra.